10 consejos para convertir un viaje a Mallorca en un “Gran Viaje”

Somos unos afortunados, tenemos aquí al lado las Baleares, un archipiélago único y espectacular. Hay pocos destinos en nuestro planeta tan bonitos y con tantos recursos como estas. A veces nos rompemos la cabeza pensando en destinos alejados en busca de exotismo y cosas nuevas y nos olvidamos de lo que tenemos más cerca. En este artículo os doy algunos consejos en forma de visitas y excursiones por Mallorca, que nos encantaron y nos enriquecieron alguno de nuestros viajes por la más grande de las baleares. Espero que lo disfruteis!

1. Conducir un coche descapotable por Mallorca

Si vas a viajar a Mallorca próximamente y te quieres mover por la isla con autonomía, tendrás que alquilar un coche. Nosotros hemos estado por allí múltiples veces y en alguna ocasión hemos alquilado un descapotable. La experiencia ha sido fantástica… Si quieres sentir los olores de Mallorca, recibir su brisa y ver los colores de sus atardeceres sin filtros, no lo dudes, alquílate un convertible. Eso sí, lleva una buena gorra para no despeinarte mucho.

 

Conducir un descapotable te hará sentir como en una película y llenará de “glamour” tu paso por las Baleares. Es, también buena idea, si viajas con niños, a ellos les encantan este tipo de coches.

2. Alojarte en Son Cosmet

En Son Cosmet u otro alojamiento del mismo estilo. Si planteas todo el viaje a Mallorca en una sola estancia, es importantísima una buena elección del hotel. Ahí radica, en gran parte, el éxito o el fracaso del viaje.

 

Mallorca, como ya sabéis, es una isla super turística, llena de hoteles y zonas muy explotadas, pero tiene también una serie de alojamientos en zonas rurales, fuera de todo el ambiente turístico, a salvo de las masificaciones. Si consigues encontrar y reservar uno de estos alojamientos “diferentes”, te cambiará el viaje por completo. Nosotros descubrimos Son Cosmet y ya no somos capaces de volver a la isla sin alojarnos allíUn hotel así te da una visión totalmente diferente de la isla, te proporciona paz, tranquilidad, contacto con la naturaleza, raíces y respeto por el medio ambiente.

 

Tendrás que sacrificar proximidad a la playa y posiblemente no sea la opción más económica, pero te aseguro que dará un salto de calidad extraordinario al viaje.

3. Hacer la excursión al Parque Nacional de Cabrera

El archipiélago de Cabrera forma parte de la red de Parques Nacionales de España. Es un área marítima con la máxima protección, pero es posible visitarla en una excursión organizada. Cada día salen varios catamaranes desde Colonia de Sant Jordi que te llevan a la isla de Cabrera, donde se puede pasar el día visitando el castillo, bañándote en sus aguas cristalinas y caminando por los senderos llenos de lagartijas.

 

La excursión a Cabrera es preciosa para pasar un día en contacto con el mar y una naturaleza totalmente virgen. Es un plan ideal si viajas con niños.

 

El catamarán, de regreso, bordea todo el archipiélago, mostrándote la belleza de sus islotes y hace una parada en la Cueva Azul, donde os podréis bañar entre la oscuridad y el azul intenso del agua.

 

Esta es una excursión que no puede faltar en tu viaje a Mallorca.

4. Visitar las posesiones del Archiduque Luis Salvador de Austria 

Luis Salvador de Austria fue un miembro de la dinastía imperial de los Habsburgo, primo de la popular Isabel de Austria y Hungría (si, si, Sissi). A finales del siglo XIX recaló en Mallorca y se enamoró de la isla, como nosotros... Fijó allí su residencia y compró varias fincas, muchas de ellas en la Serra de Tramuntana. Gracias a ello, se impidió, más tarde, la explotación urbanística de la zona. Fue este un personaje muy interesante que ha dejado huella en la isla.

 

Se pueden visitar varias de sus antiguas posesiones; Son Marroig y Miramar, situadas en uno de los paisajes más bellos de Mallorca. Otra de sus posesiones, L’Estaca, fue adquirida por el actor de Hollywood Michael Douglas y es hoy propiedad privada.

 

Con esta visita os sumergireis en una época ya pasada de la isla, una época en la que no existía el turismo y conoceréis a un personaje fascinante, de película. Estas posesiones son poco conocidas por el turismo masivo, así que es buen momento para descubrirlas sin aglomeraciones.

5. Visitar el casco antiguo de Palma y su catedral – Capilla de Barceló

Palma de Mallorca es una ciudad preciosa, llena de encanto, cultura y todo tipo de servicios. Pasear por su “barrio antiguo” es algo que no debéis dejar de hacer alguna tarde durante vuestra estancia en la isla. Entre las callejuelas del barrio antiguo está lleno de pequeños bares y restaurantes, tiendecitas de antigüedades, librerías, galerías de arte, etc… paseareis por el Passeig del Born y la Avenida de Jaume III, por calles empedradas llenas de iglesias, casas señoriales, plazas, patios y edificios centenarios como el Real Palacio de la Almudaina y la Catedral.

 

Y aquí, dentro de la Seu, como la llaman los locales, en la Capilla del Santísimo, encontrareis una obra extraordinaria del genial artista Miquel Barceló, por su originalidad, su autenticidad y la atrevida fusión entre el gótico y la modernidad. Hay que verla en directo, fijarse en los detalles y en la obra global… para mi es algo único, fantástico y transgresor. Es un mundo submarino con connotaciones religiosas nunca antes visto.

6. Tren Palma - Soller y excursión a Fornalutx

Esta es otra de las excursiones más recomendables y divertidas que puedes hacer en Mallorca, si viajas con niños (o sin ellos). Se trata de tomar el antiguo tren de madera que va desde Palma a Soller (trayecto de 1 hora aprox.) sorteando rocosas montañas, atravesando 13 túneles, y transitando por entre plantaciones frutales.

 

La primera parada es Soller, aquí, recomendamos tomaros un buen zumo de naranja natural y fresquito para coger fuerzas y caminar hasta Fornaluxt, un pueblo de ensueño típicamente mallorquín, con las calles y las casitas de piedra y las ventanas de madera verdes. Esta es una excursioncita de unos 6 km (ida y regreso) por caminos rurales delimitados por paredes de piedra en seco, que os mostrará la Mallorca más auténtica, la del burro y el algarrobo.

7. Visitar los pueblos de la Serra de la Tramontana: Valldemossa, Deia, Banyalbufar

La Serra de Tramuntana es una joya única e irrepetible. Es una zona montañosa poco desarrollada turísticamente que guarda toda la esencia de la isla.

 

En esta zona, los pueblos, en general, se han conservado muy bien, a salvo de la vorágine urbanística y presentan un aspecto fantástico. Es una zona muy abrupta, no hay playas, solo pequeñas calas de piedra. Deia o Banyalbufar son dos ejemplos perfectos de este tipo de poblaciones, que podeis visitar mientras paseais por la Serra con vuestro coche descapotable.

 

Valldemossa es un caso aparte, rodeada de montañas, esta población, famosa por acoger a Chopin y su amante George Sand durante un invierno, alberga la coqueta Real Cartuja de Valldemossa y es uno de los pueblos más visitados por los turistas que vienen a Mallorca.

8. Playas: Es Trenc, Caragol, Mondragó...

Mallorca tiene alguna de las playas más bonitas de todo el Mediterráneo. Las Baleares, en general, son un paraíso de playas de arena blanca y aguas turquesas. En las 4 islas principales; Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, encontrareis playas de ensueño.

 

Según cuando viajeis será difícil no encontrar aglomeraciones. Si podeis viajar en meses no vacacionales, como junio, septiembre u octubre, es un paraíso, hay poca gente y la meteorología aún permite disfrutar del mar.

 

Estas playas que os presento a continuación están en mi top 5 de “playas más bonitas de Mallorca”, son:

  • Es Trenc o el caribe mediterráneo. Es una playa absolutamente preciosa, pero lamentablemente muy concurrida.
  • Mondragó, un paraje espectacular.
  • Platja de Caragol. Es la menos concurrida y más “salvaje” ya que para llegar a ella se han de camina unos 2 km desde el Far del Cap Salines. Similar a Es Trenc, pero con menos gente.

9. Atardecer en Formentor

Contemplar un atardecer en Formentor es como un ritual cuando viajas a Mallorca. Sus acantilados y la inmensidad de las panorámicas te recuerdan lo pequeño que es el ser Humano. Esta manga de tierra virgen que se adentra en el mar, le da un carácter mitológico a la isla, parece la morada del Cíclope de la Odisea de Ulises.

 

Conducir tu coche descapotable por este paraje y llegar a tiempo para ver una puesta de sol desde Cap de Formentor es un acontecimiento que recordarás toda la vida, hay pocos lugares tan bellos como este.

10. Barranquismo “Gorg Blau Sa Fosca” - Torrent de Pareis y Sa Calobra

Y para los más aventureros, una propuesta exigente y emocionante, bajar un barranco único en Europa, el “Gorg Blau Sa Fosca”. Se trata de un barranco de 6,5 km con un desnivel de 320 metros, que se tarda unas 9 horas en recorrer. El barranco transcurre por entre altísimas paredes de más de 300 metros de altura, tan estrechas que llegan a dejarnos en total oscuridad durante una hora. Los más de 40 saltos a pozas de color turquesa y verdes, los toboganes, remolinos y rapels que tendremos que superar caminando, saltando y destrepando, nos dejarán totalmente abrumados por su belleza y agotados por su exigencia.

 

El final de este barranco es por el Torrent de Pareis y se llega a Sa Calobra, una cala preciosa donde el mar nos estará esperando.

 

Este es un plan ideal para gente activa que quiera conocer Mallorca desde un punto de vista más aventurero y quiera darle un uso apropiado a su GoPro.

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
2010-2020 © Gorongeti - Viajes Gorongeti s.l.