Selfdrive por Burdeos y el Perigord

El Perigord es el nombre de toda la vida para designar la Dordogna, uno de los departamentos administrativos de la región de Nueva Aquitania. Aquí se encuentra una de las zonas más densamente pobladas de patrimonio protegido por la Unesco, cultura y paisajes de toda Francia.

 

El Perigord es un universo de grandes mansiones (aquí llamadas “chateau”), viñedos al borde del río Dordoña, pueblos antiguos llenos de entramados de madera que sujetan casas de más de quinientos años, a penas construcciones modernas, cuevas prehistóricas y una gastronomía tradicional riquísima (esto es la tierra del foie gras, el pate y la trufa).

 

La provincia de Aquitania, al suroeste de Francia, además del Perigord engloba otros departamentos como Landes, los Pirineos Atlánticos, Lot et Garone y Gironde, en la que los ríos Garona y Dordoña van a morir al Océano Atlántico formando el estuario más grande de Europa. Muy cerca encontramos también otro fenómeno natural fantástico, la duna de Pilat, la más grande del continente.

 

Burdeos es la gran ciudad de la región, una población con el casco histórico protegido por la Unesco más extenso del mundo. Desde la misma ciudad se extienden grandes cantidades de hectáreas de viñedos hacia todos los puntos cardinales, de los que se saca uno de los vinos más famosos y valorados del mundo, con múltiples denominaciones de origen.

 

Toda esta región fue el escenario de la Guerra de los cien años (de 1337 a 1453), entre ingleses y franceses. Esta interminable contienda dejo huella en la forma de construir los pueblos, aquí podemos ver una elevada concentración de “bastidas” (pueblos fortificados), castillos y fortalezas.

 

Otro de los recursos importantes de la región son las grutas prehistóricas con pinturas rupestres. En el valle de Vézére encontraremos una gran concentración de cuevas. Eyzies de Tayac Sireuil es considerada la capital mundial de la Prehistoria.

 

En el Perigord podréis encontrar, además, 15 pueblos declarados entre los más bellos de Francia (bajo la denominación de “Les plus beaux villages de France”).

 

Con tal cantidad de recursos interesantes, entre viñedos y bodegas, chateaus, bastidas, fortalezas, ríos, cuevas, pinturas rupestres, bosques, etc. es evidente que el Perigord merece una visita pausada y para ello es necesario disponer de bastantes días de vacaciones, de lo contrario, se tendrá que escoger y eso significa sacrificar cosas… Solo para el Perigord son recomendables 5-6 días (sin incluir los días en Burdeos). Aquitania es un destino que se puede visitar durante todo el año. En temporada baja os encontrareis pueblos vacíos y cosas cerradas, pero quizás eso sea mejor que encontrarse con masas de gente por todas partes…

Top 20 Highlits del selfdrive por Burdeos y el Perigord

  1. Casco antiguo de Burdeos
  2. La duna de Pyla
  3. La zona vinícola de Burdeos
  4. La Iglesia monolítica subterránea de St Emilion
  5. El Chateau de Monbazillac rodeado de viñedos
  6. El Chateau de Bridoire
  7. La bastida de Monpazier
  8. El chateau de Biron
  9. Bastida de Limeuil
  10. La bastida de Beynac et Cazenac
  11. El chateau de Les Milandes
  12. Bastida de Castelnaud y su castillo
  13. Los jardines artísticos de chateau de Marqueyssac
  14. La bastida de La Roque Gageac
  15. Sarlat la Caneda
  16. El emplazamiento troglodita de La Roque St Christophe
  17. St Leon sur Vezere
  18. Las grutas de Rouffignac
  19. El chateau de Hautefort
  20. El chateau des Bories

Itinerario en coche recomendado por el Perigord francés

Día 1. Bordeaux

Día completo dedicado a Burdeos. Esta preciosa ciudad, ligada para siempre al vino, presume de tener uno de los centros históricos más bonitos de Francia. Recomendamos pasear por la orilla del Garona, por las callejuelas de su casco antiguo, cruzar sus puertas medievales, conocer el mundo del vino o probar la reputada gastronomía francesa y sus deliciosos dulces.

 

No os podeis perder: la espectacular plaza de la Bolsa, la puerta de la Gran Campana, la catedral gótica de Sant André y la torre de Pey-Berland, la puerta medieval de Cailhau, el barrio de St Pierre y la place du Parlement, la place des Quinconces, la comercial Rue Sainte Chaterine, un paseo por la orilla del Garona hasta el Pont de Pierre (puente de piedra) y la Ciudad del Vino (el museo de vino más moderno y completo del mundo)

Día 2. Bordeaux (Duna de Pyla y visita a una bodega)

Hoy recomendamos ir a visitar la duna de Pyla, la más grande y alta de Europa. Este paraje es un desierto con una sola duna, pero ¡qué duna! Con 105 metros de alto, 500 metros de ancho y 2,7 km de largo, este fenómeno natural es digno de ver y conocer. Francia lo ha protegido como un recurso de valor excepcional. La Duna de Pilat está situada en el término municipal de La Teste-de-Buch, exactamente a la entrada de la bahía de Arcachón, a 70 kilómetros al suroeste de Burdeos, y visible desde Cap-Ferrat.

 

El origen de la duna hay que buscarlo en la superposición, hace unos 4000 años, de dos grandes sistemas dunares cuyas antiguas trazas todavía se descubren al lado del Bassin d’Arcachon, la cerrada ensenada donde desemboca el río Eyre. La duna está viva y todos los años crece varios centímetros en altura y avanza unos cuatro metros. A su paso va engullendo el bosque de pinos (el parque natural de Las Landas) que bordea su flanco este. Esta duna es todo un espectáculo natural que bien merece una visita.

 

En la duna de Pyla se pueden hacer varias actividades además de la ascensión a la cresta o la bajada a la playa. Actividades como la observación de aves (Reserva ornitológica de la Teste), parapente, paseos en barco por la laguna, etc.

 

De regreso a Burdeos podeis pasar por alguna bodega, por ejemplo, Chateau Pape Clement, un castillo neogótico que se alza sobre 60 hectáreas de viñedo y que ha conservado su impresionante belleza hasta nuestros días. Esta bodega tiene visitas guiadas y catas de sus vinos.

 

Otra buena opción es el Chateau Cerons (siglo XVII), que se alza frente a una iglesia del siglo XII, en el corazón de la antigua ciudad de Cérons. El escenario es único y simplemente magnífico. Cerons es una de las denominaciones de origen más antiguas de la región. La bodega ofrece varias opciones de visita y catas.

Día 3. Bordeaux – St. Emilion – Chateau de Montaigne – Bergerac – Chateau Monbazillac – Chateau de Bridoire – Issigeac – Beaumont du Perigord

Hoy iniciamos ruta por el Perigord Noir. Van a ser días intensos, de mucha cultura, paisajes hermosos y buena comida. La primera parada obligada es en St. Emilion, un pueblo rodeado de viñedos, dicen que aquí se hace vino desde la época de los romanos, pero fueron los monjes del siglo XII los que impulsaron esta práctica. Actualmente hay más de 115 bodegas a su alrededor… Pero St Emilion es conocido, además del vino, por su espectacular iglesia monolítica subterránea y las catacumbas, no os las podeis perder.

 

Continuación hacia Bergerac. En ruta podeis ver el chateau de Montaigne, un castillo típicamente francés de origen medieval del siglo XIV.

 

Ya en Bergerac (capital del Perigord púrpura), podeis dar una vuelta por este encantador pueblo. Ojo! A pesar de que hay dos estatuas del famoso Cyrano de Bergerac en el pueblo, éste personaje nunca piso estas tierras.

 

Muy cerca de Bergerac podréis visitar el chateau Monbazillac, un castillo (siglo XVI) rodeado de 25 hectáreas de viñedos, que supone una de las imágenes más bonitas del país de Bergerac.

 

A tan solo 10 minutos encontrareis el chateau de Bridoire (siglo XVI). Este castillo se puede visitar por dentro, y además tiene dispuestos un centenar de juegos tradicionales por sus jardines que lo haven muy atractivo para las familias con niños.

 

Siguiente parada, Issigeac, un minúsculo pueblecito de calles empedradas, casas medievales con entramados de madera, plaza con mercado abierto e iglesia fortificada.

 

La última visita del día será Beaumont du Perigord, una bastida de origen inglés. Todas las calles de la villa conducen a la plaza central porticada, donde podremos ver también su iglesia fortificada.


Visitas guiadas, FreeTours ¡Gratis! y excursiones.

Reserva tú directamente de forma rápida y segura.

 

Burdeos y el Perigord

Día 4. Abadía Cadouin y Abadia St Avit Senieur – Monpazier – Chateau de Biron – Limeuil – Les Eyziest

Hoy empezaremos el día visitando la Abadía de Cadouin (siglo XV), cuyo claustro es una obra maestra del arte gótico flamígero y la vecina Abadia de St Avit Senieur, que parece más una fortaleza medieval que un centro religioso. Ambas son Patrimonio de la Humanidad Unesco por formar parte del camino de Santiago francés.

 

Seguidamente visitamos Monpazier, una de las bastillas (pueblo amurallado) mejor conservadas y más bonitas del Perigord. Su plaza central tiene un mercado con estructura de madera del siglo XVI. Recomendamos callejear un rato por aquí.

 

Justo al lado de Monpazier, encontraremos el chateau de Biron, construido en lo alto de una colina. Su estado de conservación es muy bueno, como resultado de su evolución entre los siglos XIII y XVIII, de forma que durante tu visita podrás ver un torreón medieval, una capilla renacentista o una terraza neoclásica.

 

Por la tarde nos acercaremos a Limeuil, otra preciosa estampa típica del Perigord. Este pueblo es famoso por los jardines de su castillo, desde donde se puede ver cómo el río Dordoña y el río Vézère se unen.

 

Finalizaremos las visitas del día en Les Eyziest de Tayac Sireuil, la conocida como la “capital mundial de la Prehistoria”. Aquí encontrareis el Museo Nacional de la Prehistoria, donde se puede ver la mayor colección del mundo de instrumentos y objetos prehistóricos.

Si os fijais en el "Top" de lo mejor que ver en este viaje, hemos tenido que poner 20 puntos. Y es que la autoruta seldrive por Burdeos y el Perigord es uno de los mejores viajes que se pueden hacer en Francia. La concentración de puntos interesantes es impresionante. Si podeis hacer este viaje fuera de temporada vacacional, para evitar multitudes, lo disfrutareis mucho más...

Día 5. Beynac et Cazenac – Chateau de Les Milandes – Castelnaud – Chateau de Marqueyssac – La Roque Gageac – Sarlat la Caneda

Hoy vamos a explorar la zona más hermosa del Perigord. empezaremos las visitas en Beynac et Cazenac, quizás el pueblo más bonito del programa. Se trata de un pueblo encaramado a un acantilado con un castillo en lo alto que lo protege. Recomendamos perderos por las cuestas empedradas e imaginaros como vivían en los siglos XV, XVI y XVII. La imagen exterior de este castillo es muy potentes y fotogénica.

 

Seguimos nuestra ruta hasta el chateau de Les Milandes (siglo XV). Sus exteriores son realmente atractivos (tanto la fachada como los jardines), mostrando el tipo de castillos del Renacimiento que podríamos encontrarnos perfectamente más al norte, en el Valle del Loira.

 

En Castelnaud encontramos otra bastida impresionante, encaramada a una colina, con el río Dordogna debajo. Pero lo mejor de esta población es el chateau Castelnaud la Chapelle. Si tuvierais que elegir una única visita a un castillo en el Perigord, os recomendaría este. Su interior es fantástico y acoge el Museo de la Guerra en la Edad Media, con una gran colección de armas y armaduras. Sus panorámicas son, también, magníficas, sobre el valle de la Dordogna.

 

Seguidamente llegaremos al chateau de Marqueyssac, donde podremos visitar los jardines artísticos colgantes más pintorescos y románticos de Francia. Se trata de más de 6 km de paseo a la sombra, rodeados por 150.000 bojes centenarios talados a mano con formas suaves y redondas fantásticas y adornados con terrazas, rocallas, recorridos de agua y vistas espectaculares sobre el valle. Esta es otra de aquellas visitas imprescindibles de cualquier viaje al Perigord.

 

La siguiente parada es La Roque Gageac, a tan solo 6 km. Este es otro de los pueblos más hermosos del Perigord ¡y de Francia! Hace algunos años se hizo una clasificación de pueblos más bellos de Francia y La Roque-Gageac quedó en tercer puesto tras el Mont Saint Michel y Rocamadour. Las casas se sitúan al borde del río Dordogne y se funden con la roca de la montaña, convirtiéndose en una de las imágenes más fotografiadas del Perigord. Desde aquí salen excursiones en barcos tradicionales (gabarras) que puede ser una buena opción para tener otra visión del Perigord.

 

Para finalizar el día, llegaremos a Sarlat la Caneda, la villa más importante de esta región.

 

Hoteles recomendables en el Perigord

 

Hotel Montaigne (Sarlat la Caneda)

Le Grand duplex de Rafael (Sarlat la Caneda)

Maison d'Hôtes Béchanou (Plazac)

Domaine du Château de Monrecour (Saint-Vincent de Cosse)


Visitas guiadas, FreeTours ¡Gratis! y excursiones.

Reserva tú directamente de forma rápida y segura.

 

Burdeos y el Perigord

Día 6. Sarlat la Caneda – Chateau de Puymartin – Cabañas du Breuil

Hoy planteamos un día más relajado, tras llevar varias jornadas intensas. Hoy recomendamos disfrutar de Sarlat, la gran dama del Perigord Noir. Recomendamos pasear por sus calles medievales, descubrir sus palacetes, sus casas señoriales, sus rincones románticos, sentarse a tomar una copa de vino, probar el foie gras, el paté o la trufa. Sarlat es la población con más edificios protegidos por metro cuadrado de Europa. No os podeis perder la catedral de Sarlat y la enigmática Linterna de los Muertos.

Muy recomendable el restaurante La Presidial ubicado en un bonito edificio del siglo XVII.

 

Por la tarde podeis visitar, aunque solo sea exteriormente, el cercano chateau de Puymartin, un castillo no de cuento de hadas sino… de fantasmas. Por sus muros dicen que vaga la Dama blanca, esposa del dueño del castillo a finales del siglo XV que fue emparedada hasta la muerte en una de las torres del castillo por serle infiel.

 

Otra visita interesante son las cabañas du Breuil, se trata de anexos agrícolas de piedra coronados por tejados puntiagudos. Estas de Breuil se encuentran en una granja que no ha dejado de funcionar desde hace siglos. Es una visita al Perigord más rural muy interesante.

Día 7. Sarlat la Caneda – La Roque St Christophe – St Leon sur Vezere – Grotte de Rouffignac – Perigueux

Hoy exploraremos el valle de Vezere. En este valle se concentra tal gran cantidad de cuevas y grutas con pinturas rupestres, que uno no sabe cual visitar. Son tan valiosas que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad Unesco como “sitios prehistóricos y grutas decoradas del valle del Vézére”. El valle del Vezere ha sabido mantenerse un poco más al margen del turismo y tiene un encanto especial.

 

Las cuevas más importantes son las de Lascaux, pero no se pueden visitar para evitar su deterioro. Al igual que en Altamira (Cantabria), han construido una replica exacta para que la gente pueda tener una idea de cómo son.

 

La primera visita recomendada es La Roque St Christophe, se trata del mayor emplazamiento troglodita de Europa. Se trata de un acantilado repleto de abrigos producidos por la erosión del viento y la lluvia. Estas cavidades situadas a más de 80 metros de altura dieron cobijo al hombre Neandertal y posteriormente al de Cromañón.

 

Seguidamente visitamos St Leon sur Vezere, un pueblo con encanto a orillas del río Vezere. Pese a ser un pueblo muy pequeño tiene en su haber una iglesia del sigo XII y dos castillos (Chateau de Chaban y Chateau de Clerans) que le dan un mayor encanto. Este pequeño y encantador pueblo medieval ha sido clasificado como uno de los pueblos más bellos de Francia.

 

La próxima visita es a la gruta de Rouffignac, también conocidas como “la cueva de los cien mamuts”. Esta es la cueva adornada y prehistórica más grande del Périgord Noir. Cuenta con 8 km de pasillos en los cuales podremos ver 250 grabados y dibujos al trazo de caballos y mamuts que datan del Paleolítico superior. La visita se realiza en tren minero que se adentra 1 km en el interior de la montaña, y donde el conductor hace las veces de guía (sólo en francés).

 

Finalmente llegaremos a Perigueux, la capital del Perigord Blanc. Una pintoresca ciudad que se remonta a la época de los romanos (Museo Vesunna, edificio diseñado por el arquitecto Jean Nouvel, donde se muestran restos de la época galorromana), y que tuvo su época dorada durante el medievo y el Renacimiento. No perderos la catedral con orígenes románicos de Saint Front, declarada Patrimonio de la Humanidad Unesco, con cinco cupulas de estilo bizantino.

 

Hoteles recomendables en Perigueux

 

Villa Vesone

La Chapelle du Thouin

La Maison des Consuls

Día 8. Perigueux – Chateau de Hautefort – Chateau des Bories - Sorges

En nuestro último día del programa iremos a ver dos castillos preciosos y el pueblo de las trufas. Nuestro primer destino es el chateau de Hautefort.

 

Este magnífico castillo es una de las perlas de la región de Dordoña, erigido en lo alto de un cerro como un guardián de la villa de Hautefort. El castillo, de origen medieval, ha sufrido numerosos asedios a lo largo de su historia, incluso uno por parte de Ricardo Corazón de Leon en 1183. Ya en el siglo XVII el marqués Jacques- François de Hautefort transformó el viejo castillo en una joya de la arquitectura renacentista, la cual podemos contemplar hoy en día. El castillo tiene también unos jardines artísticos magníficos, que hacen las delicias de los amantes de la botánica.

 

El segundo castillo que visitaremos hoy será el chateau des Bories (1497). Un magnifico ejemplo de fortaleza francesa, con un foso considerable, rodeado de verde, que a pesar de sufrir varios asedios, se conserva perfectamente. Contrasta su piedra de color blanquecina con las techumbres puntiagudas y de teja negra. El castillo siempre ha permanecido habitado, incluso actualmente, pero es posible visitarlo.

 

Para finalizar el programa por el Perigord, iremos a la ciudad de la trufa. Este es uno de los productos estrella de la Dordogne, y aquí, en Sorges, están especializados en este lujoso fruto. De noviembre a abril se puede disfrutar aquí de mercadillos de la trufa y de todos los eventos relacionados con esta. En Sorges se encuentra el Eco Museo de la Trufa, un museo único en el mundo, dedicado únicamente a la Trufa.

 

Fue en Sorges donde nació en el siglo XIX la truficultura, o el cultivo moderno de la trufa. Realmente comenzó con el barón Bertrand de Malet plantando 60 acres de robles entre 1837 y 1868. Sus técnicas de cultivo fueron exitosas y otros cultivadores de trufas siguieron su ejemplo. El cultivo de trufas reemplazó rápidamente a la elaboración de vino, que se había derrumbado debido a la propagación de la filoxera, ya que los agricultores reemplazaron sus vides infectadas con plantaciones de robles trufados. A finales del siglo XIX, la aldea de Sorges registraba cosechas anuales de seis toneladas de trufas.

 

Con esta última visita, a bien seguro que nos iremos del Perigord con un buen sabor de boca.

Mapa de la ruta por Burdeos y el Perigord

Me gustaría que me organizaseis vosotros el viaje

* En este caso habría un coste de gestión de Viajes Gorongeti: 30 € por persona

Su mensaje del formulario se ha enviado correctamente.

Ha introducido los siguientes datos:



Por favor, corrija los datos introducidos en los campos siguientes:
Al enviar el formulario se ha producido un error. Inténtelo de nuevo más tarde.

Atención: Los espacios marcados con * son obligatorios.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
2010-2020 © Gorongeti - Viajes Gorongeti s.l.